Saltar al contenido

Trabajarán 60 empresas auxiliares y 1.000 personas cada día Repsol invertirá más de 23 millones de euros en la parada del Área de combustibles de la refinería

  • Los principales proyectos que se llevarán a cabo son la revisión de 22 unidades y de cerca de mil equipos de la refinería. Además, se realizarán 44 actuaciones para introducir las últimas tecnologías e incrementar la eficiencia de los procesos.
  • Una media diaria de 1.000 personas, con puntas de 1.300 personas/día, pasarán por las instalaciones de la refinería.
  • Además de la plantilla propia de Repsol, participarán más de 60 empresas auxiliares, más de la mitad implantadas en Galicia, lo que refuerza el compromiso de Repsol con su entorno.
  • El principal objetivo de Repsol es la seguridad de todas las personas que participarán en la parada y, por este motivo, se ha creado un equipo de coordinación específico que está compuesto por más de 120 profesionales.
  • Los trabajos de inspección, mantenimiento e instalación de mejoras tecnológicas durarán 30 días, aproximadamente.
PDF 65 KB Descargar documento

La Refinería de Repsol en A Coruña invertirá 23,5 millones de euros en la parada programada de las unidades de combustibles, durante la cual se revisarán 22 unidades y de cerca de 1.000 equipos. En los trabajos, que empezarán en el día de hoy, también se realizarán 44 actuaciones para introducir las últimas tecnologías e incrementar la eficiencia de los procesos.

Esta revisión programada, que tendrá una duración prevista de 30 días, implica un cese temporal del funcionamiento de aproximadamente la mitad de las unidades de la refinería, para proceder a tareas de inspección, mantenimiento e inversiones en innovación tecnológica. El resto de las unidades de la refinería funcionarán con normalidad.

Además del personal propio, se estima que en la parada trabajarán diariamente más de 1.000 profesionales pertenecientes sobre todo a empresas auxiliares, las cuales realizarán más de 310.000 horas/persona. En algunas jornadas se prevé una punta de hasta 1.300 trabajadores, principalmente de empresas contratistas. Para estos trabajos, Repsol ha contratado a 60 empresas, más de la mitad gallegas, lo que refuerza el compromiso de Repsol con su entorno.

Para llevar a cabo la parada programada, se ha creado un departamento específico, integrado por más de 150 profesionales pertenecientes a todas las áreas de la Refinería de A Coruña, con la colaboración de técnicos de otros complejos industriales de Repsol en España.

El principal objetivo de Repsol es la seguridad de todos los trabajadores que participarán en las tareas de inspección y mantenimiento. Por esta razón, la coordinación de seguridad estará formada por más de 120 personas, entre personal propio, técnicos de prevención de empresas de servicios y todos los profesionales de prevención de las empresas contratistas. Funcionará las 24 horas y se encargará de velar por la prevención y gestión de todos los aspectos de seguridad. Todas las personas que formarán parte de la parada tienen unos requisitos de formación en seguridad, que además se refuerzan con cursos específicos sobre la parada y sobre los trabajos que se van a realizar.

Las inversiones en materia de seguridad, medio ambiente, innovación y tecnología son una constante en la refinería coruñesa y sitúan a esta instalación industrial entre las más eficientes de su sector en Europa. En este complejo industrial trabajan, directa e indirectamente, 1.000 personas y se generan otros 3.000 empleos inducidos con la actividad diaria de la refinería.

La parada también ha sido diseñada minuciosamente desde un punto de vista logístico, para disponer de áreas de aparcamiento, vestuarios, comedor, así como transporte colectivo para dar servicio a la enorme afluencia de trabajadores de empresas contratistas que diariamente accederán a las instalaciones industriales.

Durante los primeros días, en la fase de parada de unidades, los procedimientos operativos requerirán del envío controlado y puntual a las antorchas de excedentes de elementos gaseosos propios del proceso para su combustión. Por esta razón, en determinados momentos las antorchas podrán tener unas dimensiones mayores de las habituales, una circunstancia normal en esta fase del proceso, que se realiza de forma totalmente controlada y segura.