Saltar al contenido
La compañía invierte 23,5 millones en seguridad e innovación

Repsol concluye la parada programada del área de combustibles de la refinería

  • Más de 1.300 profesionales han trabajado coordinadamente durante las cuatro semanas que ha durado la parada, incluyendo personal de Repsol y de empresas auxiliares.
  • La parada ha supuesto más de 310.000 horas de trabajo, cumpliendo los plazos previstos y los objetivos de seguridad.
PDF 119 KB Descargar documento
Vista de la refinería de A Coruña

La Refinería de Repsol en A Coruña ha vuelto hoy a retomar la actividad en el área de combustibles, una vez finalizados los trabajos de mantenimiento y mejora desarrollados durante la parada programada, que se inició el pasado 9 de marzo.

Esta revisión y modernización de las instalaciones se ha completado dentro del plazo previsto de 30 días y ha permitido introducir importantes mejoras tecnológicas y de seguridad, que servirán para aumentar el rendimiento de la planta.

Han sido cuatro semanas de intenso trabajo en las que han participado más de 1.500 profesionales, con picos de 1.300 personas trabajando simultáneamente en el recinto. Al personal habitual de la refinería de A Coruña se han sumado 13 profesionales venidos de otros centros de Repsol, y las plantillas de las más de 60 empresas contratadas, más de la mitad implantadas en Galicia. Todos ellos han desarrollado más de 310.000 horas de trabajo durante los 30 días de parada.

Más de 20.000 horas en formación de seguridad

Para coordinar la parada se ha creado un departamento específico, integrado por más de 150 profesionales pertenecientes a todas las áreas de la refinería de A Coruña, con la colaboración de técnicos de otros complejos industriales de Repsol en España.

Dentro de este equipo se ha contado con un área específica de seguridad, formada por más de 120 personas, entre personal propio, técnicos de prevención de empresas de servicios y todos los profesionales de prevención de las empresas contratistas, en funcionamiento las 24 horas del día, lo que ha permitido conseguir cero accidentes en ejecución.


Para garantizar la seguridad durante los trabajos, la refinería ha invertido más de 20.000 horas en formación de seguridad, incluyendo cursos específicos de movimiento de cargas o de uso de equipos de respiración. Todo el personal implicado en la parada ha recibido formación específica en seguridad, con reuniones semanales para controlar la evolución de los trabajos, revisión de las evaluaciones de riesgos de las empresas de servicios contratadas y evaluaciones diarias del Equipo de Coordinación de Seguridad, que han servido para repasar todas las observaciones preventivas.

Durante el periodo de parada se ha contado con la colaboración de un Grupo de Rescate Industrial, que ha servido para asesorar sobre la entrada en espacios confinados de difícil acceso, los trabajos de altura –como el cambio del quemador o tip de la antorcha–, el montaje de líneas de vida o el de trípodes de rescate, fundamentales para garantizar la seguridad en todos los trabajos desarrollados.

También se ha contado con empresas especializadas en el movimiento de cargas que, entre otras labores, asumen la supervisión de las maniobras de cierta complejidad.

Innovación y seguridad

La parada se realiza para acometer tres tareas fundamentales: la realización de inspecciones oficiales reglamentarias, el mantenimiento para garantizar el siguiente ciclo productivo y la reposición y mejora de equipos. En este sentido, prácticamente la mitad del presupuesto de la parada (23,5 millones de euros) se ha destinado a innovaciones en seguridad y tecnología.

Entre todas las innovaciones implantadas durante la parada destacan: 

- Nuevas consolas en la sala de control. Suponen un cambio tecnológico fundamental, con la incorporación de tecnología completamente digital y táctil. Esta refinería será la primera de Europa y una de las primeras del mundo en instalar estos sistemas, que permiten un control de la operación de las plantas mucho más eficiente. Es un salto tecnológico que contribuirá a mejorar la seguridad, la fiabilidad y la eficiencia del complejo industrial de Repsol en A Coruña. 

- Sistema de seguridad de las unidades. Se sustituyen los actuales PLC (sistemas automático de seguridad en procesos) por otros mucho más modernos, que permiten menores tiempos de reacción y aumentan la seguridad.

- Precalentadores de aire en el horno de destilación de crudo (Apex). Sistema de recuperación de calor que permitirá aumentar enormemente la eficiencia energética y disminuir, al mismo tiempo, las emisiones de CO2. 

Todas estas mejoras, unidas a las llevadas a cabo en la seguridad, suponen importantes avances en el área de combustibles de la refinería de A Coruña, y han venido acompañadas de formación específica para el personal responsable de su operatividad. 

La parada del área de combustibles en cifras: 

- 30 días de trabajo Más de 310.000 horas 

- Puntas de 1.300 profesionales 20.000 horas de formación en seguridad 

- Más de 60 empresas contratistas, más de la mitad implantadas en Galicia 

- Inversión de 23,53 millones de euros 

- 120 personas destinadas en exclusiva a garantizar la seguridad en los trabajos 

- 300.000 m3 de andamios 

- Innovación implementada capaz de reducir en 6.000 toneladas las emisiones de CO2 (el equivalente al consumo medio anual de gas natural de 6.000 familias) 

- 970 equipos inspeccionados 

- 47 km de tuberías inspeccionadas 

- Pintado de 400 m2 de equipos (el equivalente a la fachada de un edificio de 50 plantas)