Saltar al contenido

Medio Ambiente

Eficiencia Energética

Vista de la refinería de A Coruña
La eficiencia energética es para Repsol una de las vías con mayor potencial para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). El uso eficiente de la energía nos permite utilizar menos recursos obteniendo los mismos resultados. En nuestro caso, lo conseguimos con la mejora de los procesos, la optimización diaria, el reciclaje, el uso de combustible con menos contenido en carbono y un consumo inteligente, es decir, utilizando solo aquella energía que realmente necesitemos

La Refinería de A Coruña reduce más de 20.000 toneladas de CO2 en 2019

Vista de unas flores al lado de unas instalaciones Repsol

Repsol tiene como uno de los objetivos prioritario, la reducción de gases de efecto invernadero, en consonancia con los acuerdos de París. 

En 2019 la Refinería ha conseguido llegar a una cifra de reducción del 35% de las emisiones respecto a los niveles de 2005.

En concreto durante 2019 hemos reducido más de 20.000 toneladas de CO2 que se certificarán próximamente según la norma ISO14064. Las acciones de reducción se han desarrollado en tres líneas principales: implantación de mejoras operativas, ejecución de nuevas inversiones y otras acciones relacionadas con el procesamiento de biocombustibles 

Para este año 2020 se espera alcanzar una reducción del 10% de las emisiones de 2014. Y una previsión cuantificada de 27.805 tCO2. En este sentido, durante el 1T de 2020 se están llevando a cabo tres grandes proyectos de innovación ambiental y de eficiencia energética, que cuentan con un presupuesto de 43 millones de euros. 

Con las actuaciones previstas se reducirán las emisiones a la atmósfera y se conseguirá una mejora de la eficiencia energética con la introducción de nuevos equipos y la modificación de los existentes, así como la incorporación de mejoras tecnológicas en la planta. Todo ello permitirá un ahorro de combustible y una reducción de las emisiones de CO2 de más de 18.000 toneladas/año.

Plan 25 25

El siguiente reto será la reducción en el año 2025 del 25% de las emisiones de 2017 que está fijada en 276.000 tCO2/año. 

Las principales líneas de actuación se centran en la mejora de la eficiencia (electrificación, simplificación de unidades y redes, aprovechamiento de energía, integración con el entorno y optimización de fuel gas, vapor y H2.) y en los nuevos procesos y tecnologías.

Queremos ser una compañía cero emisiones netas en 2050

Somos la primera compañía en asumir el compromiso de alcanzar cero emisiones netas en 2050, en consonancia con los objetivos de la Cumbre de París y los de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Al mismo tiempo, nos hemos fijado una senda de descarbonización con objetivos intermedios de 2020 a 2040. Tenemos nuevas metas de reducción de nuestro indicador de intensidad de carbono sobre la base del año 2016: del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040, para avanzar hacia las cero emisiones netas de CO2 en el año 2050. 

Aunque la eficiencia energética ha estado siempre presente en nuestros proyectos, en los últimos años hemos querido dar un paso más impulsando planes y objetivos más ambiciosos para reducir la intensidad energética y de carbono en nuestras operaciones.